2.5.06

Paranoias oscuras y algo de filosofía vital


bienvenida a mi mundo; es una casa en ruinas

bienvenido a mi mundo; es una barraca maloliente

no es lo que esperaba

juntemos nuestra podredumbre y formemos una bonita unión



un muro me separa del resto de la HUMANIDAD, solo en mi nicho respiro el hedor de mis entrañas en descomposición

en un zulo, alucino y creo en sentimientos que me han contado, pero que probablemente nunca he vivido ni tengo la seguridad de conocer

siempre encerrado, siempre encerrado, creyendo ser libre... jamás conocí el calor ni lo conoceré

en una farsa contínua, rodeado de fantasmas, de seres desencantados, como yo

demasiado negativo demasiado negativo esto no es real , es una perspectiva momentánea de desencanto que busca convertirse en dogma verdadero, es una perspectiva de un demonio egocéntrico y oscuro



ensayo-error ensayo-error ensayo-error y va y aprendes!! , es la única forma verdadera de aprender no apta para cobardes, gente que teme el dolor, que teme el desencanto, que teme el desengaño, que teme la verdad, que teme aprender, gente que teme al miedo mismo... que juega todas sus cartas a una y no se deja oportunidades, que lo decide todo a una carta, que sólo arriesga una vez, y no piensa que en el juego hay más tiradas, que el juego es para disfrutar, aprender, y hacerse un rico imaginario de estrategias... gente limitada de mente, que pierden una vez y creen haberlo perdido todo, cuyo futuro se agota en su primer fracaso, gente débil, que básicamente no se quiere, no ha aprendido a darse segundas y terceras y cuartas oportunidades, sin memoria para recordarse aprendices de un largo trayecto de pruebas, sabores y sin sabores, no sólo amarguras... Y esa gente opta entre dos caminos parecidos; uno el suicidio real, y otro el suicidio figurado, reprimiendo sus emociones, deseos y expresiones, encerrando su vida por miedo, auto-odio. El miedo engendra el odio, yo creo que sí. Y sobre todo se suele tener miedo a lo desconocido, muchos miedos no son reales y fundamentados. Muchos otros sí.

2 comentarios:

Gabi dijo...

Me ha gustado mucho esa evolución desde ese negativismo intrínseco a ciertas etapas de la búsqueda hacia el vislumbre de una solución de aprendizaje, erigiéndose el buscador como un triunfo sobre las cenizas de las derrotas parciales.
Pero como bien sugieres el derrotismo es fuerte y a veces arrastra tal inercia que ocupa la plena vida del buscador que se perdió. Y pienso que sólo se pierde un buscador cuando pierde la referencia de que es un buscador.
Terminas diciendo que muchos miedos no son reales ni fundamentados y que otros sí... pues incluso los que íncluímos como reales y fundamentados pudieran ser en el extremo una manera de enfrentarse a la realidad. Sabemos de valerosas personas que han trascendido el miedo fundamentado hasta aniquilar su realidad.
Permíteme que te diga que me gusta mucho tu estilo, sincero, directo, como un artista que aboceta formas hasta que son suficientemente inteligibles y luego pasa a otra cosa con igual pasión.

aspirante dijo...

Interesantes tus apreciaciones...
vaya, gracias.